2 sept. 2013

No soy un blog abandonado, sólo perdí mi cronología...

Aveces ocurren cosas que me pinchan, me desinflan, me quitan todas las ganas de hacer cosas, me traen incomodidad y cuánto más pasa el tiempo, más me desaliento, me cuesta retomar el ritmo, volver a encausar las cosas.

Desde que comencé el blog me propuse mantenerlo lo más actualizado posible, compartir casi al día con lujo de detalle todo lo que me sucedía y como detallista que soy, siempre que hago algo, intento hacerlo lo mejor posible, trato de no hacer denso el texto, de buscar las fotos más lindas y representativas del momento, de no olvidarme de las anécdotas más divertidas, de las cosas que aprendí, de cosas nuevas que conocí... Pero la realidad, es que no soy una entendida del tema, no se de redacción, no se de fotografía, ni se de edición, sólo me animo a ensayar y todo eso me demanda tiempo.

Estarán pensando que estoy loca, YO hablando de tiempo, cuando eso es lo que en este momento me sobra; pero sí, YO estoy hablando de tiempo